viernes, 14 de diciembre de 2012

Ayer no más, de Andrés Trapiello

Este libro me ha gustado bastante, por muchas cosas:
Me gusta que existan múltiples narradores, de épocas y con ideas distintas.
Me gustan los guiños que hacen referencia a otras obras.
Ha sido un placer descubrir a Hanna Arendt y volver a pensar algunas ideas de Nietzsche.

Leyéndolo me he acordado de varias personas, de ambos bandos, a las que leerlo seguro que les gustaría, pero estoy segura de que no le dedicarían ni una ojeada a la cubierta si lo vieran en la librería, empecinadas en saberlo ya todo sobradamente sobre el tema, y por supuesto, por creerse en posesión de la razón más absoluta. Una pena.

Y como no se me ocurre cómo comentarlo sin ofender ni que se me malinterprete, dejo estos fragmentos, y que cada uno vea si le interesa o no:

"El olvido no existe - dice ella textualmente [Hanna Arendt]- . Nada humano es tan perfecto, y sencillamente hay demasiada gente en el mundo para que el olvido sea posible. Siempre quedará un superviviente para contar la historia."

"El error en el que hemos incurrido durante tantos años los historiadores a la hora de abordar la Guerra Civil ha sido, tal y como hemos repetido hasta la saciedad, el de interpretar los hechos a partir de la idea de dos bandos, buenos y malos, de dos posiciones, una progresista y otra reaccionaria. Sólo así se comprende que la conducta criminal de unos individuos se justificara o condenara, dependiendo del bando o las ideas. Eso ha enrocado a muchos españoles, durante décadas, incluidos historiadores, en cada uno de los bandos, en el "tú más", más que en el "yo también"".

"La buena memoria es a veces un obstáculo al buen pensamiento", decía Nietzsche.

"Pasada la guerra todos han querido persuadirnos de que no pudieron hacer otra cosa, y cada cual cree que en su bando los crímenes se cometieron en abstracto, de una manera indiferenciada, en nombre de la República o de Falange, del Comunismo, de la Anarquía o de la Iglesia, con lo cual, unos y otros, aceptando en principio que todos pudieron ser culpables, acaban teniéndose por inocentes, en tanto creen que los crímenes del bando contrario los cometieron individuos diferenciados que debían pagar por ello."

"La memoria hay que cultivarla; el olvido crece solo"

Y más cosas que pondría, pero temo que no sea legal reproducir tanto ;P
En fin, que dice el autor que es la última novela que escribe sobre la Guerra Civil, y que lo que busca con ella es acercar a la paz...Pues algunas de las ideas va a despertar el espíritu guerrero de más de un lector.

Qué bien que existan libros que enciendan opiniones y nos lleven a pensar un rato.



1 comentario:

  1. Hola Olivia, una entrada maravillosa sigue asi :)

    Saludos desde felicidadenlavida;
    Un saludo,
    Francisco M.

    ResponderEliminar